dimarts, 12 de novembre de 2013

FINCA EL PINAR. Passeig de Sant Gervasi 8-14. (1925-1971)

Article elaborat amb el suport d'EMILIO GÓMEZ FERNÁNDEZ, MARÍA JOSÉ GONZÁLEZ i MAGDA LLURBA.


*1960's.- La Finca El Pinar des del passeig de Sant Gervasi (Foto: Arxiu Cuyàs. ICC).

*1928.- Una vista del passeig de Sant Gervasi amb el torrent de Castanyer en primer terme. Rera es pot veure la frondosa pineda que va donar nom a la finca El Pinar i que ocupava el jardí. La mansió es veu a la dreta de la imatge. (Foto: Josep Domínguez)

Cap a començaments del segle XX l'empresari alemany Eduard Heusch Schmal (1865-1937) es va establir a Barcelona per obrir diverses empreses entre les que hi havia Metalúrgica Española amb seu al número 45 del carrer Numància. Heusch va ser també el fundador de l'empresa de Perlas Majórica radicada a l'illa de Mallorca. Decidit a viure a Barcelona va adquirir un terreny plantat de pins al passeig de Sant Gervasi, molt aprop de la plaça de la Bonanova, que era contigu a la llera del torrent de Castanyer, un afluent de la riera de Sant Gervasi. Sobre aquest terreny l'any 1925 hi va edificar una mansió de línies neoclàssiques inspirada en el Petit Trianon de Versalles, que era com un autèntic palauet per la seva amplitud i elegància. El conjunt, projectat per l'arquitecte empordanès Eusebi Bona i Puig (1890-1972), era visible des del carrer a través de la reixa de ferro que tancava l'accés principal pel passeig de Sant Gervasi. La pineda va ser dividida en dues parts per enjardinar la zona central de gespa amb un estany que quedava situat just davant de les escalinates de l'accés principal a la casa, que era format per un un pòrtic amb quatre parells de columnes de capitells jònics. El jardí tenia un petit edifici annex a la cantonada amb Teodora Lamadrid pels masovers de la finca. 

*1932.- Emplaçament de la Finca El Pinar sobre un plànol municipal. Davant de la finca hi havia el Col·legi Jesús i María i la Torre Castanyer on va viure Antonio Machado els seus últims dies abans de sortir cap a l'exili..

L'any 1950 el mateix Eusebi Bona va dirigir una reforma de la mansió on es rodarien algunes escenes del film Los Atracadores, dirigit per Francesc Rovira-Beleta a l'any 1961. A finals dels anys 1960's la familia Heusch encara hi celebrava les convenions anuals de Perlas Majórica.
La finca El Pinar va desaparèixer com a conseqüència de ferotge l'especulació immobiliària de començaments dels anys 1970. La promoció d'habitatges de luxe Jardín Residencial San Gervasio ocupava les planes de La Vanguardia el 1974. De l'espai del Pinar només es van conservar una parella de pins a la cantonada amb Teodora Lamadrid. La ciutat va perdre l'ocasió de disposar d'un espai d'una excepcional bellesa que hauria resultat idòni per acollir-hi algún equipament públic.
*1974.- Publicitat sobre el conjunt d'habitatges residencials que es va construir sobre els terrenys de la finca El Pinar (Font: La Vanguardia)




Aquesta Finca El Pinar convé no confondre-la amb la Casa Arnús, situada prop de l'estació del Funicular del Tibidabo, que també es coneix amb aquest nom.

Podeu trobar un exhaustiva documentació fotogràfica sobre la finca, el jardí i l'interior de la mansió en aquest enllaç: 
http://www.musy.net/Heusch-1/Heusch-2/Heusch-3a/Bona_1/Bona_2/bona_3.HTML

11 comentaris:

  1. Gracias por el enlace y la información.
    Tampoco tenía idea clara de la finca.
    salut

    ResponElimina
  2. Voldria afegir que la l'especulació immobiliària de començaments dels anys 1970 de la que parles és també responsabilitat de propietaris sense sensibilitat ni històrica ni de pertenença a la ciutat.Imagineu-vos ara que la familia hagués donat o venut a un preu raonable aquesta finca a l'Ajuntament,avui tothom conexeiria el seu llegat a la ciutat.Amb la complicitat de propietaris i ajuntament,les immobiliàries,amb membres i capital del anteriors,van destruïr la història de tots.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Mª Jose, discrepo lo que comentas.
      Mi segundo apellido Heusch, bisnieta del propietario de la Finca. Esta finca fué construida con su dinero e ilusión. Mi abuelo siguió manteniendo-la ,y una vez fallecido el lo herederos la vendieron a una inmobiliaria como la mayoría de los herederos de grandes fortunas. Es muy fácil critica o juzgar a familia, pero me gustaría saber mucho de los que critican que hubieran echo en la misma circunstancia. Esta finca únicamente pertenece a una historia y la historia es de los Heusch, nada más ni nada menos

      Elimina
    2. No es una crítica personalizada,es una realidad aplastante.Ya conocemos las limitaciones de los herederos,y en muchos casos también su avaricia.Es inevitable.La historia de tu familia es fascinante,tu bisabuelo y abuelo llegaron incluso a crear una emisora de radio,Radio Catalana,que cerró en los 30.Sin embargo,y como en todas las grandes familias,es innegable que el capital sale,por ejemplo en el caso de Majorica,de la abundante obra de mano femenina,mucha de ella jovencísima,a la cual se pagaba poquísimo.El esplendor arquitectónico de unos es el resultado de los bajos salarios y calidad de vida de otros.Es por eso,y es mi opinión,que cuando leo o veo toda esta arquitectura desaparecida,pienso en todas aquéllas personas que la hicieron posible a todos los niveles,y no sólo en la cúspide de la pirámide.Hace muy poco se ha recuperado una finca en Barcelona,si no tan fastuosa,con muchísima más historia y jardines moderados,el Mas Ravetllat,del Guinardó,gracias a la creación de una fundación y un acuerdo con Ajuntament.Sabemos que en los 70 Barcelona era una ciudad mucho más de espaldas a su historia.Con un poco de suerte y visión,imagina que El Pinar se hubiese convertido en equipamiento,que albergara un pequeño museo sobre la historia familiar,etc.etc.¿No te hubiera gustado? Limitar la historia de la finca a ese contundente "la historia es nuestra y de nadie más" resulta no sólo elitista sino también una negación de la historia en mayúsculas de la que tus antepasados formaron tan ilustre parte.
      Saludos cordiales.

      Elimina
  3. Wow, menudo descubrimiento para mí. Claro, que cuando me fui a vivir a esa zona tenía sólo 3 añitos... como para acordarme! :-)

    ResponElimina
  4. Yo si que me acuerdo de la finca, mucho. Nací y viví justo enfrente, en Teodora Lamadrid, y tenía el privilegio de jugar en sus jardines con el hijo del jardinero, que tenía mi edad. Tenía 11 años cuando la echaron abajo, y todavía recuerdo cómo caían mis lágrimas cuando se llevaron sus hermosas palmeras y tiraron los muros. Estoy de acuerdo contigo, María José, huviera sido un legado muy preciado para la ciudad. En pocos años, cayeron muchas torres, en todo el paseo de la Bonanova y en todo el barrio. Una lástima.

    ResponElimina
  5. Pues menuda sorpresa encontrar esta página. No sé si está activa, veo la última intervención hace casi dos años. Yo soy el hijo del jardinero al que cita Mercedes. Me acuerdo de ella. Sus padres tenian la lecheria de Teodora Lamadrid y a veces venia a jugar.
    Yo viví en la torre desde agosto de 1961 hasta 1971. Cinco años en la zona de servicios bajo el palacio y los ultimos en la porteria, junto a la entrada de la finca.
    Y estoy bastante seguro de que fui la persona que mas la disfrutó. Fui el unico niño hasta que nació mi hermano, ya en el 69 y consideraba aquél como mi territorio, a pesar de la condición de servidumbre de mis padres.
    Recorrí sus caminos, andando, corriendo y en bicicleta, me perdi en sus espacios y sus bosques, construí cabañas de madera, me bañe en sus lagos y me revolque y jugue al futbol en sus grandes superficies de césped. Exploré el palacio, me embriagué de sus estancias, toqué el piano de cola y jugué en su sala de billar...
    Creo q era un espacio singular y su destrucción una pérdida. Para mi fue mucho más.

    ResponElimina
  6. Uy! Ahora veo que la ultima publicación es de febrero. Bueno, el casobes que hace cuatro años volvi al emplazamiento de la finca (ya lo habia visto muchas veces, pero ahora llevo 30 años fuera de Barcelona) y esperé a que algun vecino entrara o saliera para acceder a los jardines interiores. Queria comprobar sus dimensiones pues en mis recuerdos infantiles podían haberla sobredimensionado. Tambien queria comprobar si quedaban mas pinos originales. Me permitieron acceder, pero no quedaba ninguno. Pude, eso si, hacerme una idea de cuanto territorio ocupaba. Mis recuerdos no erraban, eea una gran finca. Y a pesar de no encontrar nada reconocible sentí una gran emoción.

    ResponElimina
  7. Alberto,¡me ha encantado leer tus recuerdos!
    Gran fortuna la tuya haber podido disfrutar de este pequeño gran paraíso ya perdido,tus palabras me han hecho pasear contigo.
    Si tuvieras alguna imagen,del tipo que sea,relacionada con la finca,con tu familia,etc. ,seguro que a muchos nos gustaría verla.
    Saludos cordiales.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bueno, Maria Jose, buscaré fotos. Pero me temo que, por algun motivo que desconozco, no hay apenas fotos entre mi familia.
      Tambien me apeteceriae ver alguna de las películas que se rodaron parcialmente allí peeeo no encuentro la calma para buscarlas. Una fué Estambul 65 y la ultima creo que se tituló Primavera Mortal.

      Elimina
  8. Este es el enlace con la pelicula Estambul 65.
    https://m.youtube.com/watch?v=MPyNQB9ZjZk

    ResponElimina