dimarts, 12 de novembre de 2013

FINCA EL PINAR. Passeig de Sant Gervasi 8-14. (1925-1971)

Article elaborat amb el suport d'EMILIO GÓMEZ FERNÁNDEZ, MARÍA JOSÉ GONZÁLEZ i MAGDA LLURBA.


*1960's.- La Finca El Pinar des del passeig de Sant Gervasi (Foto: Arxiu Cuyàs. ICC).

*1928.- Una vista del passeig de Sant Gervasi amb el torrent de Castanyer en primer terme. Rera es pot veure la frondosa pineda que va donar nom a la finca El Pinar i que ocupava el jardí. La mansió es veu a la dreta de la imatge. (Foto: Josep Domínguez)

Cap a començaments del segle XX l'empresari alemany Eduard Heusch Schmal (1865-1937) es va establir a Barcelona per obrir diverses empreses entre les que hi havia Metalúrgica Española amb seu al número 45 del carrer Numància. Heusch va ser també el fundador de l'empresa de Perlas Majórica radicada a l'illa de Mallorca. Decidit a viure a Barcelona va adquirir un terreny plantat de pins al passeig de Sant Gervasi, molt aprop de la plaça de la Bonanova, que era contigu a la llera del torrent de Castanyer, un afluent de la riera de Sant Gervasi. Sobre aquest terreny l'any 1925 hi va edificar una mansió de línies neoclàssiques inspirada en el Petit Trianon de Versalles, que era com un autèntic palauet per la seva amplitud i elegància. El conjunt, projectat per l'arquitecte empordanès Eusebi Bona i Puig (1890-1972), era visible des del carrer a través de la reixa de ferro que tancava l'accés principal pel passeig de Sant Gervasi. La pineda va ser dividida en dues parts per enjardinar la zona central de gespa amb un estany que quedava situat just davant de les escalinates de l'accés principal a la casa, que era format per un un pòrtic amb quatre parells de columnes de capitells jònics. El jardí tenia un petit edifici annex a la cantonada amb Teodora Lamadrid pels masovers de la finca. 

*1932.- Emplaçament de la Finca El Pinar sobre un plànol municipal. Davant de la finca hi havia el Col·legi Jesús i María i la Torre Castanyer on va viure Antonio Machado els seus últims dies abans de sortir cap a l'exili..

L'any 1950 el mateix Eusebi Bona va dirigir una reforma de la mansió on es rodarien algunes escenes del film Los Atracadores, dirigit per Francesc Rovira-Beleta a l'any 1961. A finals dels anys 1960's la familia Heusch encara hi celebrava les convenions anuals de Perlas Majórica.
La finca El Pinar va desaparèixer com a conseqüència de ferotge l'especulació immobiliària de començaments dels anys 1970. La promoció d'habitatges de luxe Jardín Residencial San Gervasio ocupava les planes de La Vanguardia el 1974. De l'espai del Pinar només es van conservar una parella de pins a la cantonada amb Teodora Lamadrid. La ciutat va perdre l'ocasió de disposar d'un espai d'una excepcional bellesa que hauria resultat idòni per acollir-hi algún equipament públic.
*1974.- Publicitat sobre el conjunt d'habitatges residencials que es va construir sobre els terrenys de la finca El Pinar (Font: La Vanguardia)




Aquesta Finca El Pinar convé no confondre-la amb la Casa Arnús, situada prop de l'estació del Funicular del Tibidabo, que també es coneix amb aquest nom.

Podeu trobar un exhaustiva documentació fotogràfica sobre la finca, el jardí i l'interior de la mansió en aquest enllaç: 
http://www.musy.net/Heusch-1/Heusch-2/Heusch-3a/Bona_1/Bona_2/bona_3.HTML

18 comentaris:

  1. Gracias por el enlace y la información.
    Tampoco tenía idea clara de la finca.
    salut

    ResponSuprimeix
  2. Voldria afegir que la l'especulació immobiliària de començaments dels anys 1970 de la que parles és també responsabilitat de propietaris sense sensibilitat ni històrica ni de pertenença a la ciutat.Imagineu-vos ara que la familia hagués donat o venut a un preu raonable aquesta finca a l'Ajuntament,avui tothom conexeiria el seu llegat a la ciutat.Amb la complicitat de propietaris i ajuntament,les immobiliàries,amb membres i capital del anteriors,van destruïr la història de tots.

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Mª Jose, discrepo lo que comentas.
      Mi segundo apellido Heusch, bisnieta del propietario de la Finca. Esta finca fué construida con su dinero e ilusión. Mi abuelo siguió manteniendo-la ,y una vez fallecido el lo herederos la vendieron a una inmobiliaria como la mayoría de los herederos de grandes fortunas. Es muy fácil critica o juzgar a familia, pero me gustaría saber mucho de los que critican que hubieran echo en la misma circunstancia. Esta finca únicamente pertenece a una historia y la historia es de los Heusch, nada más ni nada menos

      Suprimeix
    2. No es una crítica personalizada,es una realidad aplastante.Ya conocemos las limitaciones de los herederos,y en muchos casos también su avaricia.Es inevitable.La historia de tu familia es fascinante,tu bisabuelo y abuelo llegaron incluso a crear una emisora de radio,Radio Catalana,que cerró en los 30.Sin embargo,y como en todas las grandes familias,es innegable que el capital sale,por ejemplo en el caso de Majorica,de la abundante obra de mano femenina,mucha de ella jovencísima,a la cual se pagaba poquísimo.El esplendor arquitectónico de unos es el resultado de los bajos salarios y calidad de vida de otros.Es por eso,y es mi opinión,que cuando leo o veo toda esta arquitectura desaparecida,pienso en todas aquéllas personas que la hicieron posible a todos los niveles,y no sólo en la cúspide de la pirámide.Hace muy poco se ha recuperado una finca en Barcelona,si no tan fastuosa,con muchísima más historia y jardines moderados,el Mas Ravetllat,del Guinardó,gracias a la creación de una fundación y un acuerdo con Ajuntament.Sabemos que en los 70 Barcelona era una ciudad mucho más de espaldas a su historia.Con un poco de suerte y visión,imagina que El Pinar se hubiese convertido en equipamiento,que albergara un pequeño museo sobre la historia familiar,etc.etc.¿No te hubiera gustado? Limitar la historia de la finca a ese contundente "la historia es nuestra y de nadie más" resulta no sólo elitista sino también una negación de la historia en mayúsculas de la que tus antepasados formaron tan ilustre parte.
      Saludos cordiales.

      Suprimeix
    3. María José, no me parece que sea elitismo en absoluto: si fuera así, la propiedad seguiría siendo suya, y mantenida en las mismas condiciones que se perciben en las fotos del enlace.

      La bisnieta lo ha dejado muy claro: la finca era suya, y podían hacer lo que quisieran con ella, una vez acabada la época que podía permitir construirla y, sobre todo, mantenerla, con los recursos obtenidos de la manera que muy acertadamente señalas.

      Nosotros podemos apreciar un valor estético, pero las familias que dependen de patrimonios heredados para seguir manteniendo un cierto estatus, no tienen más remedio que malvender y dejar que el capitalismo destruya lo que "respetó" el comunismo.

      En cualquier caso, el pabellón de los Heusch era esplendoroso más por contraste con la Barcelona que lo rodeaba, que por lo que le pudiera venir del estilo ecléctico, neoclasicizante en el exterior, y churrigerizante en el interior, de un Bona i Puig muy lejos de ser un Ange-Jacques Gabriel, y unos interiores que, por lo que se ve, tampoco eran precisamente ni Verberckt, ni Gasparini.

      Piensa, por último, que para haber podido acabar siendo hoy un "equipamiento de barrio", esos interiores habrían tenido que modificarse o, al menos, "emparedarse" (como en ciertos salones del Palau de la Generalitat), y la conservación, como suele suceder, habría sido más fachadismo que mantiene el cascarón arquitectónico, y vacía toda la "historia" y el "esplendor" (una vez descontado algún buen tapiz flamenco o bargueño "de recuerdo" para los herederos) que hoy resulta incompatible con las necesidades de la nueva "clase media", sea NyN, sea el lumpenariado moderno.

      Solo hay que ver las fotos para comprobar que esos interiores ya estaban, hace cincuenta años, lejos de ofrecer la riqueza de contenidos del recuperado Mas Ravetllat-Pla. El "patrimonio" de familias venidas a menos, cuando ha tenido la dudosa fortuna de haber sido preservado, tiene un valor más arqueológico que artístico: algún alma cándida puede pensar que los muebles y porcelanas de un palau Moxó se malvendieron y alguien se llevó unos buenos chollos, pero quien tenga lo que suelen llamar buen ojo para el arte, es consciente de qué se pierde con ello y qué no.

      Suprimeix
    4. 1.-
      Para empezar, discrepo de tu argumentación y comentarios, por varios motivos.

      Las leyes de Patrimonio de 1955/ 7840 25 diciembre 1955 B. O. del E.—Núm. 359
      En época franquista preveían que es era Estado el único que podía declarar una propiedad como bien histórico-artístico de patrimonio cultural, como en la actualidad.
      Esa ley dice en su artículo segundo:
      Artículo segundo.-^-En el caso de ciudades o núcleos de edificación declarados monumento histórico-artístico como tales conjuntos, lo establecido en el artículo anterior será de aplicación a los inmuebles artísticos o históricos incluidos en su perímetro, aunque no hayan sido objeto de declaración especial que los califique individualmente como tales monumentos histórico-artísticos, y no lo será, en cambio, a los proyectos de urbanización de tales ciudades o núcleos, los cuales, sin embargo, deberán ser sometidos a dictamen previo del previo del Ministerio de Educación Nacional cuando su importancia pueda afectar al carácter de tal ciudad o conjunto urbano.
      Ergo, para derrocar y volver a edificar en el Pinar se solicitó permiso irremisiblemente y eso no lo hicieron siquiera los Heusch, ellos solo vendieron su propiedad, fueron los compradores los que decidieron derrocar la propiedad para establecer un complejo residencial que obtuvo su consiguiente permiso y licencia de obras.
      En la actualidad, es el Estado o Administración el que tiene que hacer el catálogo y abrir un expediente de Oficio para declarar un bien de patrimonio cultural. En 1971, los herederos tenían todo el derecho del mundo a vender su propiedad, se llamasen Heusch o González. Después de la revolución Industrial el derecho de una propiedad, en uso, gozo y disposición pertenece a los propietarios y sus descendientes. Así que no veo aquí ningún heredero avaricioso, más si que veo, que una parte muy importante de la venta fue destinada a comprar las acciones de la CIA de herederos que no quisieron seguir con las acciones y otra parte fue insuflada en la propia CIA para comprar y diseñar maquinaria de fabricación propia para proseguir con el negocio familiar.
      En segundo lugar cuando los Heusch llegan a Manacor, ya eran inmensamente ricos pues procedían de una saga familiar alemana de grandes industriales de Aachen por generaciones, dedicándose principalmente al negocio textil, con posterioridad Edward Heusch creó junto a su hermano en París la Société des perles des Indes E. Heusch & Co, para patentar la creación de perlas artificiales, una industria inexistente hasta esa fecha, con los riesgos que eso conlleva.
      Y buscaron una ubicación para crear la fabricación, no se hicieron ricos explotando mujeres como denotas en tu comentario, de una forma maniquea, ya eran inmensamente ricos en esas fechas.
      Eligieron Manacor por 2 razones, la primera su ubicación con una buena conexión con el puerto de Marsella, ya que allí se realizaría la fabricación, pero, en París se pondría a punto la finalización del producto acabado, su envasado, distribución y exportación y la segunda pq

      Suprimeix
    5. 2.-
      buscaban mano de obra femenina, imprescindible para el tratamiento de la perla artificial, pues la perla al principio era hueca de vidrio soplado, con un núcleo hueco de 6mm que debía ser rellenado manualmente con cera virgen, resina o polvo de mármol, para que su aspecto, consistencia y peso se asemejara a una perla natural, para lo cual se requerían manos femeninas mucho más pequeñas que las de un hombre. En Francia se estudió la producción y los resultados entre mujeres y hombres demostraban que las mujeres trabajaban más rápidamente y con mejor acabado que los hombres.
      Manacor, era un pueblo en 1900 sin consideración de ciudad que tenía exclusivamente una pequeña fábrica textil, una pequeña cementera y una CIA eléctrica y una serie de pequeños talleres de ebanistería y carpintería, en los cuales trabajaban únicamente hombres, eso era lo único que había allí en cuanto a sectores secundarios, en los que no llegaban ni al 5% de población activa laboral.
      La población se dedicaba al sector primario en casi su totalidad cultivando las tierras de los terratenientes de la zona, que se dedicaban mayormente a viñedos, con unas pésimas condiciones laborales, con jornadas de 12 a 14 horas en las viñas y la incorporación a la vida laboral sobre los 10 y 12 años de los niños.
      Es fácil, gratuito e injusto juzgar la historia con la realidad de hoy en día, más si cabe cuando esa realidad de explotación que insinúas, no la crearon los Heusch con su llegada, era la que había en toda la España de la época.
      Hoy en día, España no tiene apenas fábricas, los empresarios españoles acuden a mercados en que el 80% de la fabricación se hace en China, India, Vietnam...no hemos cambiado tanto o nada, en esos países la mano de obra es barata, y los niños trabajan desde los 10 o 12 años pero en nuestras etiquetas sigue poniendo Made in China y seguimos acudiendo a los todo a 100 en busca de precios asequibles, sin rubor...
      En la última década del siglo XIX llegó a España la filoxera, al acabar la filoxera con los viñedos, muchos hombres tuvieron que emigrar en busca de trabajo, la población de Manacor pasó de casi 20000 habitantes en 1897 a 11.500 en 1899,en sólo 2 años 9000 hombres (que no mujeres, pues éstas tenían que conservar la casa y cultivos) emigraron por falta de trabajo, había escasez de demanda laboral y los sueldos eran ínfimos entre los afortunados que podían seguir conservando el privilegio de tener un puestos de trabajo. Según los archivos de la ciudad de Manacor en 1899 había una población activa de 4000 mujeres trabajando en los campos, con unas edades comprendidas entre 12 y 60 años.
      La llegada de los Heusch fue una bendición para esas mujeres y sus familias, pq había mucha miseria y escasez y ninguna expectativa con las tierras en manos de las mismas familias de terratenientes que un siglo atrás.

      A pesar de que los sueldos eran bajos, como bien dices, aplicaron en sus fábricas el método de producción Bordeaux, que compartía beneficios de producción con los trabajadores, primando la producción de material por minuto, así que las obreras de la fábrica ganaban entre un 25 y un 30% de sueldo extra por su trabajo por producción. El método se aplicaba en Francia con

      Suprimeix
    6. 3.-
      buenos resultados productivos, tanto para los empresarios como para los trabajadores, pero en España ningún empresario quería aplicarlo en aquella época.

      Los Heusch compran una propiedad por 1176 ptas de la época y montan una fábrica de 3.500 metros cuadrados, donde crean al principio la perla hueca (no la Majórica que era de núcleo duro) para la cual, tienen que cualificar a las mujeres, pq en España no había trabajadoras cualificadas, para ello hacen venir de París, donde tenían la Cia principal, a varias mujeres para realizar la formación y especialización de las mujeres de Manacor, iniciando así una industria inexistente hasta entonces en el mundo y que pervive en la zona en la actualidad.

      Además de la perla, se dedicaban a la siderurgia, de alfileres, agujas, cierres, etc...y a la elaboración de peines, peinetas y otros artículos de celuloide, de elaboración manual para los que no se requería maquinaria específica, y daban trabajo también a talleres improvisados en otros talleres o domicilios personales, a personal que no acudía a la fábrica, así que se trabajaba en otras poblaciones, Felanitx, Mahón, Palma ,Sant Llorenç des Cardassar, Petra y otras poblaciones más alejadas como Ariany, Maria de la Salut, Santa Margalida, etc …

      En solo 10 años Manacor adquiere consideración de ciudad y se la incluye en los mapas, en parte gracias a la fábrica y el ferrocarril.

      El auge se consigue con la aparición de la perla Majórica de núcleo duro, con el mismo aspecto peso y consistencia que la perla natural, pero con precio ínfimo en comparación a la perla natural, la cual solo estaba destinada para la realeza y la nobleza, debido al alto precio y a los años que se requiere para su formación, la Majórica o perla española, pudo llegar a muchos hogares de clase media, en muchas partes del mundo. Un esfuerzo en I+D sin precedentes, que convirtió la perla hasta entonces artificial en “orgánica”
      Majórica, llegó a tener 22 distribuidores oficiales y se comercializó en 66 países del mundo, situando a Palma de Mallorca y Manacor en todos los mapas.
      Y por cierto...en otro comentario que he leído por aquí, dicen que el comunismo y los rojos respetaron no sé qué...Pues no es cierto en lo absoluto, la fábrica de Barcelona, en zona republicana por excelencia, le fue expropiada y saqueada en su totalidad, recibió amenazas y Heusch tuvo que huir a Alemania para que no le dieran un paseíllo como hicieron con parte de la alta burguesía de la época, donde murió en 1937. A su esposa (catalana) que vivía en el Pinar, también le robaron todo lo que allí había de valor, de hecho la finca se tuvo que reformar en 1950 y lo hicieron sus herederos, imagino que el sentimiento de falto de arraigo a la ciudad de la familia, debió extremarse más si cabe con dichos acontecimientos, que no se dieron en Manacor en absoluto.

      Suprimeix
    7. 4.- y último...

      Con la venta del Pinar, los herederos emprenden la compra de acciones de otros herederos que no quieren seguir el negocio familiar y una importante inversión se destina a la modernización de la maquinaria para continuar con la fabricación de Majórica en la fábrica, con varias ampliaciones importantes de capital en 1973, éste debe ser el fin avaricioso del que hablas. Sin embargo lo cierto es que a pesar de que la grave depresión económica de 1973 producida por la crisis del petróleo que generó una devastadora inflación de los materiales productivos de fabricación de las perlas, continuaron con la modernización y el negocio familiar en Manacor. Se hicieron muchos estudios que desaconsejaban tales inversiones, y aducían a montar una fábrica en China, donde la mano de obra, y los materiales eran un 90% más baratos, pero, a pesar de que hablabas en tus comentarios de que no estaban “arrelats” a Barcelona , si debieron estar muy arraigados a Manacor, pq nunca trasladaron la fábrica.
      Por último añadiría que hicieron importantes donaciones en Manacor, entre ellas los vitrales de la Iglesía de Nuestra Senyora dels Dolors de una belleza extraordinaria.

      Suprimeix
  3. Wow, menudo descubrimiento para mí. Claro, que cuando me fui a vivir a esa zona tenía sólo 3 añitos... como para acordarme! :-)

    ResponSuprimeix
  4. Yo si que me acuerdo de la finca, mucho. Nací y viví justo enfrente, en Teodora Lamadrid, y tenía el privilegio de jugar en sus jardines con el hijo del jardinero, que tenía mi edad. Tenía 11 años cuando la echaron abajo, y todavía recuerdo cómo caían mis lágrimas cuando se llevaron sus hermosas palmeras y tiraron los muros. Estoy de acuerdo contigo, María José, huviera sido un legado muy preciado para la ciudad. En pocos años, cayeron muchas torres, en todo el paseo de la Bonanova y en todo el barrio. Una lástima.

    ResponSuprimeix
  5. Pues menuda sorpresa encontrar esta página. No sé si está activa, veo la última intervención hace casi dos años. Yo soy el hijo del jardinero al que cita Mercedes. Me acuerdo de ella. Sus padres tenian la lecheria de Teodora Lamadrid y a veces venia a jugar.
    Yo viví en la torre desde agosto de 1961 hasta 1971. Cinco años en la zona de servicios bajo el palacio y los ultimos en la porteria, junto a la entrada de la finca.
    Y estoy bastante seguro de que fui la persona que mas la disfrutó. Fui el unico niño hasta que nació mi hermano, ya en el 69 y consideraba aquél como mi territorio, a pesar de la condición de servidumbre de mis padres.
    Recorrí sus caminos, andando, corriendo y en bicicleta, me perdi en sus espacios y sus bosques, construí cabañas de madera, me bañe en sus lagos y me revolque y jugue al futbol en sus grandes superficies de césped. Exploré el palacio, me embriagué de sus estancias, toqué el piano de cola y jugué en su sala de billar...
    Creo q era un espacio singular y su destrucción una pérdida. Para mi fue mucho más.

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Es potito saber que parece que hubo alguien que lo supo y pudo disfrutar más que como mero activo inmobiliario, o patrimonio familiar del abuelo.

      Suprimeix
  6. Uy! Ahora veo que la ultima publicación es de febrero. Bueno, el casobes que hace cuatro años volvi al emplazamiento de la finca (ya lo habia visto muchas veces, pero ahora llevo 30 años fuera de Barcelona) y esperé a que algun vecino entrara o saliera para acceder a los jardines interiores. Queria comprobar sus dimensiones pues en mis recuerdos infantiles podían haberla sobredimensionado. Tambien queria comprobar si quedaban mas pinos originales. Me permitieron acceder, pero no quedaba ninguno. Pude, eso si, hacerme una idea de cuanto territorio ocupaba. Mis recuerdos no erraban, eea una gran finca. Y a pesar de no encontrar nada reconocible sentí una gran emoción.

    ResponSuprimeix
  7. Alberto,¡me ha encantado leer tus recuerdos!
    Gran fortuna la tuya haber podido disfrutar de este pequeño gran paraíso ya perdido,tus palabras me han hecho pasear contigo.
    Si tuvieras alguna imagen,del tipo que sea,relacionada con la finca,con tu familia,etc. ,seguro que a muchos nos gustaría verla.
    Saludos cordiales.

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Bueno, Maria Jose, buscaré fotos. Pero me temo que, por algun motivo que desconozco, no hay apenas fotos entre mi familia.
      Tambien me apeteceriae ver alguna de las películas que se rodaron parcialmente allí peeeo no encuentro la calma para buscarlas. Una fué Estambul 65 y la ultima creo que se tituló Primavera Mortal.

      Suprimeix
  8. Este es el enlace con la pelicula Estambul 65.
    https://m.youtube.com/watch?v=MPyNQB9ZjZk

    ResponSuprimeix