dijous, 12 de maig de 2016

CINE POPULAR (1929-1938) / CINE CARMELO (1939-1975). Rambla del Carmel 15-17


*1932.- El Cine Popular, antecessor del Carmelo, durant els anys de la Segona República (Font: Barcelona Coleccionismo).

Guillem Ribó Bernadas va obrir a l'any 1929 una sala de cinema a la Rambla del Carmel, que va ser inaugurada amb el nom de Cine Popular. Disposava d'un aforament de prop de 500 localitats que posteriorment van ser ampliades en unes altres 100.
Aquest cinema era del mateix empresari que el Cine Unión d'Horta amb el qual compartia les pel·lícules que s'hi programaven setmanalment. Els rotlles de les bobines eren transportats en bicicleta d'un a l'altre cinema [1].
Amb l'arribada del franquisme la sala va haver de canviar el seu nom a Cine Carmelo i va convertir-se en una de les més populars del barri. A l'any 1940 es va inaugurar al costat una sala de ball a la que s'hi podia accedir amb la mateixa entrada del cinema.
La història del Cine Carmelo va acabar sobtadament al 1975 quan un inspecció governativa va determinar que tenia problemes amb les sortides d'emergència que no s'ajustaven a la normativa vigent. Concretament la que hi havia al costat de la pantalla havia quedat bloquejada per les runes de l'enderroc de la finca del costat afectada per la construcció del Túnel del Turó de la Rovira.

[1].- Lahuerta Melero, Roberto. Barcelona tuvo cines de barrio. Ediciones Temporae. 2015.

9 comentaris:

  1. Recuerdo haberlo visto cerrado, allá por el 73, cuando el túnel estaba tapiado.
    Salut

    ResponElimina
  2. El bar del cine Carmelo estaba detrás de las últimas filas de butacas y en una esquina de la barra había un botijo de plástico de color azul y con agua fresca. Estaba atado con una cuerda para que nadie se lo llevara. Era el año 1967.

    ResponElimina
  3. Alguien con conocimiento o que haya ido a este cine en la época estaría dispuesto a que le realice una entrevista ? Gracias de antemano, mi email es pconvalia@gmail.com

    ResponElimina
  4. Lo recuerdo perfectamente, a media sesión se habría la ventilación que consistía en unas puertas que se abrían y cerraban con una cuerda, y el botijo de agua fresca para paliar la sed, situado al final de la sala donde había un pequeño mostrador-bar

    ResponElimina
    Respostes
    1. suelo y asientos de madera, recuerdo el bar, con su tenue luz, las mismas peliculas que el cine Union de pza ibiza, recuerdo un señor con una derbi que las llevaba de un cine a otro, año 71

      Elimina
  5. Recuerdo un enorme ventilador situado en el techo, los acomodadores, la incómodas sillas de madera, los cortes de luz, el suelo de madera que el personal pateaba cuando venían los buenos, los ventanales superiores de ventilación accionados con cuerdas desde abajo por el acomodador.

    ResponElimina
  6. Yo tenía 15 años cuando lo cerraron. Coincido con los recuerdos de anteriores comentaristas: el famoso botijo atado a una cuerda, las colas que se organizaban en el intermedio para beber agua, la grandes cortinas que había a la entrada, el pequeño bar y el espectacular pateado en el suelo de madera cada vez que ocurría algo relevante en la película o se paraba de golpe y la pantalla se quedaba en blanco hasta que el operario arreglaba la cinta. También recuerdo que el precio en aquella época era de 15 pesetas.

    ResponElimina
  7. Allí vi yo mi primera sesión de cine, programa doble: Diez negritos y La noche de la iguana. René Clair y John Huston, un regalo para un chaval del Carmelo, sobre 1969.

    ResponElimina